Con 1 voto en contra, Tlaxcalancingo aprueba el protocolo de consulta indígena

Algunos miembros del comité electo en asamblea, para trabajar los programas de desarrollo, dar seguimiento y vigilar el cumplimiento de los acuerdos.

 

Texto y fotografía: Erik Coyotl Lozada

Audios: Zazil Dorado Luna

 

Por primera vez en la historia, se consultará a los pueblos indígenas de San Andrés Cholula sobre el desarrollo de su territorio para los próximos 30 años.

 

Esto no sería posible si a principios de 2019 en la comunidad de Tlaxcalancingo entre vecinos se alertara de la construcción de un edificio sobre la Carretera Federal Atlixco – Puebla, entre otras batallas dadas años atrás. No sería posible si en la cabecera municipal y las juntas auxiliares vecinas también vivieran procesos de imposición sin que antes se les consultara. La historia de despojo en nuestros pueblos comenzó con el decreto expropiatorio de 1992.

 

En febrero de 2019 entre las amistades, los compadrazgos y sobre todo las coincidencias de lucha, surgió la organización “Cholultecas Unidos en Resistencia – CHUR”, integrado por habitantes de San Bernardino Tlaxcalancingo, la Cabecera Municipal de San Andrés, San Rafael Comac, Santa María Tonantzintla, San Francisco Acatepec y San Antonio Cacalotepec.

 

En 2019 los comités de cada comunidad electos en asamblea por usos y costumbres, comenzaron a realizar asambleas barriales presentando las afectaciones del Programa Municipal de Desarrollo Urbano Sustentable, que después los CHUR discutían para deliberar acuerdos organizativos, que pronto se convertían en propuestas y observaciones al ayuntamiento actual para organizar mesas de trabajo con la Secretaría de Desarrollo Urbano Sustentable de San Andrés Cholula encabezada por Moisés Coyotl Cuaya. El objetivo desde principio fue hacer que el gobierno municipal pregunte a los habitantes originarios de cada comunidad cómo quieren vivir, qué si quieren y qué no quieren para sus pueblos, calles y barrios.

 

Ha pasado cerca de un año, y el viernes 10 de enero se realizó la primera asamblea por usos y costumbres para que la población de Tlaxcalancingo apruebe el “Protocolo de Consulta Indígena”.

 

Esteban Elias Coatl, presidente de la junta auxiliar, acompañado de las regidoras Agueda Coyotl Tecpanecatl, Patricia Palma Barbosa, Ana Lilia Campos Coyotl, en la lectura de su discurso frente a la comunidad mencionó que con la Consulta Indígena se van a trabajar propuestas para los programas de Desarrolo Urbano Sustentable, Programa Municipal Ecológico Territorial, y el Programa Municipal de Movilidad, expresando quevamos a decidir que desarrollo queremos, y hacía donde queremos los pueblos avanzar, porque nos han arrebatado nuestras tierras”, con la idea del progreso a través de nuevas vialidades, que antes los gobiernos dijeron que serían para los pulmones de la ciudad y hoy son super mercados y fraccionamientos de muy alta plusvalia.

 

Pronto el abogado asesor de los pueblos Juan Carlos Flores Solis expresó que el Protocolo de Consulta Indígena se trata “del contrato entre el gobierno y el pueblo que dice las reglas de juego”, explicando qué se va a consultar, cómo se va a consultar y cuáles serán los tiempos de las consultas.

 

Así mismo, mencionó que el Protocolo tiene como fin determinar las necesidades de la población, a donde se incluirán las propuestas de los habitantes originarios, además de que el pueblo conozca a detalle los tres programas que se van a consultar, garantizando así los derechos humanos de la población.

 

El Protocolo de Consulta Indígena menciona que son las Asambleas el órgano máximo de representación y decisión, indicando que los pueblos tienen derecho de elegir a sus representantes o comités, quienes se encargarán de indicar el calendario de trabajo, para proponer las fechas en las que se realizarán las asambleas, talleres, foros, mesas de trabajo, y mesas deliberativas.

 

Las fases de la consulta son las siguientes:

Acuerdos Previos. Decir las formas y los tiempos en que se dará la consulta.

Información. Mencionar cuales son los programas a consultar, y resolver dudas de los habitantes.

Fase Deliberativa. Decir lo que está bien y lo que no, según la proyección de cada comunidad.

Consultiva y Acuerdos. Presentación de la propuesta final, y en su caso, la aprobación o modificación sobre la propuesta final.

Seguimiento de Acuerdos. El comité electo de cada comunidad vigilará que todos los acuerdos se cumplan, para proteger el territorio.

 

Casi por unanimidad, Tlaxcalancingo aprobó el Protocolo de Consulta Indígena para que se le consulte sobre los tres programas:

 

Desarrollo Municipal Urbano Sustentable. Ordenar el crecimiento urbano en cuanto a construcciones y vialidades, que a su vez definen las actividades económicas.

 

Desarrollo Municipal de Ordenamiento Ecológico Territorial: Regula el uso de suelo, y dice qué si se puede y qué no se puede construir, de acuerdo al programa de Desarrollo Urbano.

 

Desarrollo Municipal de Movilidad. Determina las vialidades que se requieren, de acuerdo a las necesidades de movilidad y de transporte que requiere la comunidad.

 

El comité electo en 2019 en Tlaxcalancingo se ratificó, integrando a más habitantes a propuesta de la asamblea, conformado un comité de 20 personas originarias de San Bernardino Tlaxcalancingo.

 

Como acuerdo de la asamblea en Tlaxcalancingo, se quedó que todos los viernes a las 6 de la tarde, en la Casa de Asistencia (a lado del Ex-Centro de Salud) se harán mesas de trabajo para el Programa de Ordenamiento Territorial, a la que podrá ingresar cualquier vecino originario de Tlaxcalancingo que esté interesado en participar, aunque no forme parte del comité.

 

Este proceso se repetirá en las comunidades de la Cabecera Municipal de San Andrés, San Rafael Comac, Santa María Tonantzintla, San Francisco Acatepec y San Antonio Cacalotepec.

 

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Erik Coyotl

Periodista autodidacta, videasta y radialista apasionado. "La historia es nuestra, y la hacen los pueblos" -Salvador Allende.