Termoeléctrica de Huexca y gasoducto benefician a las industrias de Morelos, Puebla y Tlaxcala

Defensores del territorio en Morelos y Puebla piden al presidente de la república espacio en su conferencia matutina para hablar sobre el Proyecto Integral Morelos y sus consecuencias.

 

Foto: El País | Desinformémonos

 

Texto: Zahira Aldana, Eduardo Moreno, y Alejandro Amaxal.

Video: Eduardo Moreno.

 

El pasado 10 de septiembre durante la conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que retomarán los trabajos de construcción para que la termoeléctrica en Huexca Morelos entre en funcionamiento en diciembre de 2020. Este proyecto es promovido por la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Con ello concluirán el acueducto, y entrará en funcionamiento el gasoducto que tiene presencia en Morelos, Puebla y Tlaxcala.



El Proyecto Integral Morelos inició con Felipe Calderón, Peña Nieto lo continuó y en el año 2014 hubieron encarcelamientos y cierre de radios comunitarios.



Mientras tanto, López Obrador durante su campaña presidencial rechazó el PIM, pero ya estando en funciones su discurso cambió y lanzó una consulta popular para aceptar o rechazar la termoeléctrica. Días antes de llevarse a cabo la consulta, el 20 de febrero de 2019 asesinaron a Samir Flores Soberanes.



La termoeléctrica

Foto: Antonio Turok | Desinformemonos

Teresa Castellanos Ruiz, habitante de Huexca en el Estado de Morelos comentó que el proceso respecto a la consulta de la termoeléctrica ha estado plagada de irregularidades, amenazas, hostigamiento y manipulación de información. Un ejemplo de ello, es la falta de claridad sobre la finalidad de la consulta promoviendo una baja en las tarifas de luz en vez de hablar claramente sobre la imposición del megaproyecto.



Teresa afirmó que este tipo de acciones no son casuales, sino que responden a una estrategia burda para engañar a la gente y promover el voto a favor de la termoeléctrica. Sin embargo, en el momento de la consulta las comunidades en resistencia, a través de procesos tradicionales de consulta ganaron con el No a la Termoeléctrica, especialmente en los territorios donde existe mayor afectación como son Ayala, Huexca, Amilcingo, Yecapixtla y Cuernavaca, pero el gobierno hizo caso omiso. En Puebla, la comunidad de Zacatepec rechazó dicha consulta y no permitieron la instalación de las urnas.



Castellanos recuerda la ocasión en que AMLO fue a la comunidad para promover la consulta en favor del proyecto, al ver la exigencia de los pobladores de cancelar el PIM; su reacción fue acusarnos de ser “radicales de izquierda conservadores”, diciendo que a gritos y sombrerazos el PIM se iba hacer. Después de este episodio vino el asesinato de Samir Flores Soberanes, activista que luchó por proteger el territorio, y hasta la fecha se desconoce la identidad de los sujetos que perpetuaron el crimen contra Samir.



De acuerdo con la entrevistada, las comunidades en resistencia dudan mucho sobre la efectividad de la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR), y temen por los efectos sociales, ecológicos y de salud, que desde el 2017 han estado percibiendo, como son ruido de 110 decibelios generando contaminación ambiental, vapor que genera irritación a los ojos y garganta, prolongación de gripas que llegan a durar hasta 3 meses.



También han aumentado los fallecimientos de personas de la tercera edad atribuibles a la contaminación, daño a la flora y la fauna, contaminación de agua, y desconcentración de los alumnos en las escuelas aledañas por el ruido que genera la termoeléctrica.



Actualmente, la pandemia del Covid-19 ha detenido diversas actividades de los pobladores, pero ante la emergencia han tenido que seguir con el proceso de lucha y organización bajo todos los protocolos de salud para no poner en riesgo a la comunidad.



Teresa invita a la población en general a solidarse con el plantón Apatlaco llevando víveres y artículos de limpieza, debido a que todos los días se mantienen vigilantes.



En Puebla, ¿el gasoducto qué afectaciones ha traído?

Foto: Instalación de gasoducto en Puebla, 2014. Archivo Cholollan 107.1 FM.

Miguel López Vega, originario de Juan C. Bonilla, Puebla, ex preso político del barbosismo por defender el Río Metlapanapa, mencionó que el gobierno de AMLO está concluyendo un proyecto que iniciaron gobiernos que él mismo durante su campaña llamó neoliberales por apoyar al capital extranjero, dejando de lado el bienestar y dinámica de las comunidades que tiene que ver con el auto consumo y vivir en paz.

 

 

En el caso de los pueblos a las faldas del Volcán Popocatépetl además de tener el riesgo volcánico, tienen la problemática del saqueo de agua por parte de empresas, que con el PIM se agudizan.

 

 

Dijo que esto lo hacen con el fin de usar el agua de los pueblos para beneficios de las industrias, dejando agua contaminada en zonas agrícolas cambiando la forma de vida y violentando su autonomía, ya que son proyectos que quieren poner a la fuerza sin el consentimiento de los pueblos, derivando en un proceso lleno de mentiras como el asesinato de Samir Flores, y su encarcelamiento el pasado 24 de enero de este año.

 

 

De acuerdo con el defensor, las principales zonas afectadas en Puebla por este gasoducto son los municipios de Tlaltenango, Juan C. Bonilla y Huejotzingo, en donde el proyecto ya está por concluir, y a la par se está ampliando con el fin de instaurar líneas de carga para las industrias que ya existen y para las que pretenden instalar.

 

 

Entre las tantas afectaciones que este gasoducto podría traer, López Vega mencionó que se podría presentar Huachicoleo de gas natural, lo que se traduce en inseguridad para las comunidades y presencia de grupos criminales que actualmente no existen en Juan C. Bonilla, pero sí en Huejotzingo y en los límites con Tlaxcala donde ya se conoce la presencia de grupos criminales.

 

 

La cuestión del agua es sumamente preocupante ya que estamos profundamente convencidos de que la mayor riqueza que nosotros tenemos es el agua y no estamos de acuerdo que AMLO decida por las más de 70 comunidades que estamos afectadas por el PIM”, dijo Miguel pensando en las consecuencias ambientales.

 

 

En Puebla, las comunidades afectadas están articuladas con organizaciones como Consejo Nacional Indígena (CNI), el Consejo Indígena de Gobierno (CIG), la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre (UPVA), entre otras; ya que tienen claro que las zonas agrícolas deben protegerse.

 

 

En este sentido dijo que en conjunto con universidades se han ido organizando cómo hacer el programa de desarrollo urbano con el fin de decidir cómo quieren vivir. También resaltó el proceso de elección por usos y costumbres y no por partidos políticos, ni malos gobiernos, en donde el pueblo tome las decisiones.

 

 

Agregó al igual que Teresa, que durante esta pandemia han recurrido a alternativas electrónicas como videoconferencias para seguir organizándose y tomar acuerdos de cómo van a defenderse.

 

 

Solo cinco por ciento de amparos están resueltos

En este sentido Juan Carlos Flores Solis, abogado del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua; Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDTA-MPT), dio a conocer que hasta el mes pasado eran 17 amparos los que se habían interpuesto, de los cuales solamente uno se resolvió de manera definitiva.

 

 

Actualmente están vigentes seis amparos relacionados a las obras del acueducto y dos más relacionados a las obras del gasoducto. La Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, miente al asegurar que todos los amparos quedaron resueltos, aseguró el abogado.

 

 

El abogado también acusa que desde la presidencia se ha utilizado la plataforma de las conferencias matutinas para dar una falsa imagen de legalidad cuando en la realidad el PIM está lleno de irregularidades y se han dado varios actos de represión para imponerlo como lo mencionaron anteriormente Teresa y Miguel.

 

 

Obras casi concluidas

El gasoducto se encuentra oficialmente terminado, a pesar de que existen tramos que generan duda, porque en 2013 tras varias quejas levantadas por parte de las comunidades, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que se habían realizado 33 modificaciones a la ruta por la que pasa el gasoducto, explicó el abogado del FPDTA-MPT.

 

 

Así mismo detalló que las obras del gasoducto terminaron en el año 2015, siendo en el municipio de Atlixco donde se llevaron a cabo las últimas construcciones.

 

 

Actualmente en la zona de Puebla, el gasoducto atraviesa las comunidades de Santa María Acuexcomac, Nealtican, Papaxtla, Tecuanipan, Atlixco, Huaquechula, Tochimilco, Atzitzihuacán, Acteopan, entre otras.

 

 

Al acueducto le faltan 100 metros aproximadamente (de los 10 kilómetros de extensión) para conectar a la fuente de agua.

 

 

Y la termoeléctrica parece estar completa, pero hay dudas de en qué condiciones se encuentra, pues durante su fase de pruebas en 2015 se escuchó un fuerte estruendo, del cual no se ha mencionado nada de manera oficial.

 

 

Todas las comunidades deben buscar amparos

¿Qué otros métodos puede usar las comunidades para que se les garantice el respeto de su territorio sin poner en riesgo a quienes lo defienden?, preguntó Cholollan Radio a Flores Solis.

 

 

Para él es muy importante que el resto de comunidades que no se hayan amparado lo hagan, y aquellas que ya se encuentran en un proceso legal no desistan a pesar de la presión que puedan ejercer las autoridades.

 

 

A decir de Juan Carlos, si bien existe una gran incertidumbre respecto a la imposición de los proyectos por parte del gobierno, incluso pasando por encima del Estado de derecho, recalcó que es importante recordar el precedente histórico del pueblo de Morelos, que hace 100 años se vio en condiciones paralelas donde la autoridad rompió el equilibrio entre su gobierno y la legalidad, sin embargo la comunidad no desistió y a partir de su esfuerzo influyó en la creación de la primera constitución social en todo el mundo, que otorgó a los campesinos tierra y agua.

 

 

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicidad

Cholollan | Radio Comunitaria

Somos el proyecto de comunicación indígena y comunitaria de San Andrés Cholula, asentado en San Bernardino Tlaxcalancingo, Puebla.