Semana santa, otra mirada de la organización comunitaria desde lo religioso

Ricardo Coatl representó a Jesús

 

Texto: Erik Coyotl

 

Ya son 104 años que el grupo de la Judea “Fariseos de Tlaxcalacingo” lleva organizando en semana santa la representación de la vida, pasión y muerte de Jesucristo.

 

La familia Flores Coatl inició la tradición. Pero fue Don Antoninio Flores –hoy finadito– quien dio continuidad por más tiempo, inculcando a sus hijos conservar dicha costumbre en la comunidad de San Bernardino Tlaxcalancingo.

 

Pedro Flores es hijo de Antonino, y este año (2017) fue el responsable de sobrellevar la tradición junto a vecinos de la comunidad, expresando que ellos ya solo van tratando de seguir lo que nos enseñaron nuestros abuelitos, con el afán de unir a la población.

 

En entrevista, Pedro dice que “el pueblo era muy pequeño, y no había está organización para la semana santa. El mero Viernes Santo (año 1993) la gente salía a Tonanzintla donde sí había representación. En aquel año se preguntaron los abuelitos –¿cómo le hacemos, la gente se va?”.

 

Para ello –continúa la entrevista– un grupo de vecinos del barrio de Xicotzingo ya se había puesto de acuerdo con el fiscal que estaba en ese año. Le encargaron comprar las imágenes mientras aquel grupo se responsabilizó de organizar la representación de la vida, pasión y muerte de Jesucristo. Llegada la fecha los abuelitos no aprendieron y las imágenes ya se habían comprado. No podían fallar, así que aquellos abuelitos visitaron a un grupo de San Rafael Comac para que ellos realizaran la representación. Se les dio comida y una gratificación.

 

Al año siguiente los abuelitos tuvieron que aprender, y así inició el Grupo de la Judea de Fariseos de Tlaxcalancingo, contó Pedro Flores a la radio comunitaria.

 

Rumbo a la parroquía de Tlaxcalancingo para entrada triunfal.Además, los organizadores expresan que, durante estos ciento cuatro años se ha logrado que la gente se acerque por sí sola a participar, al ser ya una tradición para el pueblo, sabiendo que ninguno de ellos es actor (profesional), pues se trata únicamente de gente de la comunidad que se dedica a diferentes oficios y profesiones, pero que tiene gusto de participar, desde niños y niñas, hasta jóvenes y personas adultas.

 

Hay quienes como Armando Coatl (comando) llevan más de 25 años en el grupo, hasta quienes apenas tienen tres años de incluirse en la organización, o se van sumando por vez primera. Sin embargo, todos coinciden y cuentan de los sacrificios que realizan para poder cumplir con sus papeles. En toda la representación participan en promedio 140 personas.

 

Comando hizo el papel de Judas en la semana santa del 2017, y nos cuenta que los sacrificios y la disciplina no solo sirven para evitar errores durante la representación, pues “uno de los efectos es que se aprenden a convivir entre todos los participantes que llegan de todos los barrios de Tlaxcalancingo, y comunidades como Santa Clara y San Antonio Cacalotepec, Colonia Maravillas y Colonia la Cruz”, sin importar si vienen de bandas, si son personas casadas o no, entre otras características que suelen crear divisiones en los grupos comunitarios.

 

Armando Coatl dice que las experiencias le han hecho tomarle mucho cariño a la organización y al pueblo, tanto que aseguró –que como Antonino Flores– dejará de participar hasta que muera.

 

Desde 2015 el jueves santo inicia en el Cerrito del Acahuatltepetzin con las escenas de Juan el Baustista, el bautizo de Jesús, la predicación de Jesús, la mujer adúltera, la resurrección de Lázaro y Jesús encontrado a María rumbo a Jerusalén, por mencionar algunas.

 

Para la edición 104 presentada en 2017, los principales organizadores fueron Armando Coatl, Anastasio Pájaro, Bernardo Coatl, Susana Popoca, Sandra Quintero, y los hermanos Pedro, Vicente y Juan Manuel Flores, con el apoyo de más vecinos.

 

Si quieres conocer más, escucha las siguientes entrevistas.

 

Realiza un donativo

 

¡Compartir es hacer Comunidad!

Tu opinión es muy importante

Tu opinión es muy importante