No hacer desidia ante vacunación contra el COVID-19: Regidora de Salud Tlaxcalancingo

 

 

Casos 4 de marzo. Fuente Serendipia

Texto: José Omar Moreno García

 

Eufemia Cuaya, regidora de salud de Tlaxcalancingo acudió a entrevista con el Tequio informativo para aclarar los mecanismos de vacunación, los beneficios de la misma y conocer la experiencia de Doña Luciana Flores, habitante de la comunidad. 

 

Ante la llegada de 10,800 dosis para el área de San Andres Cholula, la regidora de salud de Tlaxcalancingo, Eufemia Cuaya relató que el mecanismo para aplicar las vacunas no corresponde al municipio, sino que son programas federales a los que califica como un “desastre”. Lo anterior ante los reportes de largas filas y personas sin posibilidad de recibir vacunas.

 

Se reportaron personas que llegaron de Querétaro, Apizaco, Amozoc entre otras localidades para recibir el antígeno a las cuales, a pesar de no ser habitantes de San Andres, no se les podía negar este derecho, ya que la disposición fue que se le podía aplicar a todas las personas que llegaran en ese momento. Mientras que, en palabras de la regidora, “de las comunidades (que conforman San Andrés) deben haber sido de 2000 a 2500 personas vacunadas […] la gente de nuestra comunidad no llegó”.

 

“Se quedó mucha gente sin vacunar (en parte) por desidia y porque no creen en la vacuna”

 

Ante esta negativa a vacunarse por temor, Eufemia Cuaya señaló que “nada de lo que dicen es cierto, la vacuna sirve para apoyar a nuestro sistema a seguir resistiendo el embate de la pandemia, no nos dejemos llevar por otros comentarios”.

 

Para hablar sobre su experiencia con la vacuna Doña Luciana Flores, habitante de Tlaxcalancingo, quien fue vacunada el 24 de febrero pasado dijo: “No he sentido ninguna molestia, todo bien”.

 

De igual manera se hace el llamado a la comunidad para que, en el lugar donde recibieron su primera dosis acudan a recibir la segunda, esto acorde a indicaciones de los médicos. La indicación es que sea después de 21 días debido a que estudios comprueban que en ese lapso del ciclo es cuando ambas vacunas se correlacionan de mejor manera y potencian la inmunidad, tal como Eufemia expresa, aunque puede extenderse hasta 45 días.

Simultáneamente alienta a la no desesperación en caso de que la segunda dosis no esté lista en el día indicado. “Llegará”, puntualiza.

 

“El hecho de estar vacunados no significa que podemos salir a la calle sin cubrebocas” 

 

Finalmente y ante la posibilidad de síntomas posteriores a la aplicación se recomienda que “en caso de urgencia pueden ir al CESSA, […] la molestia que van a tener por el momento como con cualquier vacuna será dolor en el brazo y puede darles un poco de temperatura, con un paracetamol se quita. En caso de llevar más de dos días con temperatura alta, acudir al centro de salud”. 

Publicidad

Zazil Dorado Luna

Radialista y feminista con pasión por las letras. Interesada en proyectos ciudadanos y comunitarios.