Terremotos y desinformación

Tras lo ocurrido el sismo de 7.5 grados Richter del pasado 23 de junio con epicentro en Crucecita en el estado de Oaxaca, se desarrolló un fenómeno a la par que genera tantas problemáticas como el mismo fenómeno natural: se trata de la desinformación en las distintas redes sociales.

Las consecuencias del fenómeno telúrico en esta entidad federativa fueron la perdida humana de 6 personas, así como el daño estructural de inmuebles y carreteras de la región. En estado vecinos que percibieron con menor intensidad el sismo no pasaron de sustos y crisis nerviosas entre sus pobladores.

 

Sin embargo, tras esta manifestación natural se asoma otro fenómeno relevante respecto a la información que abunda en la red y los medios comunicativos populares. Mensajes, cadenas en redes sociales, audios e imágenes de las cuales no se pueden rastrear su origen salen a la luz en un momento crítico en el que la gente está sensible por lo ocurrido y que solo generan caos, confu8sión y miedo entre las personas que lo reciben. Esto no solo es exclusivo en las catástrofes naturales, sino que se puede ver en manifestaciones sociales también.

Para combatir esta desinformación podemos recomendar seguir los siguientes pasos.

  • Conocer el fenómeno: el primer paso es saber como funciona o cual es la naturaleza del fenómeno en cuestión para no ser engañados por fuentes fraudulentas.
  • Cuestionamiento: se debe cuestionar las fuentes de las que proviene la información y descartar de manera inmediata aquellas que no puedan demostrar su origen.
  • Evitar los titulares alarmistas: muchos de los medios informativos buscan generar un impacto en el lector a través de sus titulares para generar una mayor atracción. Esto por si solo ya es un problema al manejar la información como una nota amarillista y sensacionalista, sin embargo, se conjunta con el siguiente punto puede causar consecuencias mayores.
  • Profundización del tema: el principal problema con esto se refiera a la divulgación de estas notas sin leer el articulo completo; la gente solo comparte el titulo provocando un sesgo de la información. En muchas ocasiones el titulo se descontextualiza por lo que lo ideal es revisar completamente el articulo para no caer en malinterpretaciones. 
  • Actualización: estar constantemente actualizado sobre el tema en cuestión para no acabar con un sesgo informativo. Muchas veces los datos van cambiando de manera dinámica por lo que debemos de evitar las fuentes informativas antiguas que no reflejen el fenómeno actual.

A través de estos pasos uno puede evitar este proceso des-informativo evitando pánico en un momento que ya puede ser crítico por si solo, como es el caso particular del sismo pasado. Esperamos que esta nota y consejos puedan ser útiles.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicidad

Alejandro Amaxal

Estudiante de Antropología Social, fotógrafo aficionado y apasionado del fútbol