Símbolos y besos

En sintonía al día internacional del beso, celebrado este 13 de abril, queremos compartirles un ejercicio para conocer una teoría antropológica a través de ejemplos cotidianos.

El interaccionismo simbólico busca encontrar los significados en las relaciones. Para entender a grandes rasgos esta corriente teórica debemos tener en cuenta tres puntos principales:

  • Los significados de los símbolos los construimos/acordamos a través de la relación con las personas; los símbolos no son individuales, sino sociales.
  • El comportamiento de las personas están determinadas a través de los simbolos; determinan lo que hacemos o no, lo permitido y lo “prohibido”.
  • Este proceso de interacción es dinámico; se aprende, se reproduce y se modifica constantemente.

 

Retomando estas ideas con la conmemoración del día, podemos tomar como ejemplo al “beso”. La idea es reconocer esta interacción en todas las situaciones cotidianas, por lo que podemos notar estos tres pilares dentro de este símbolo:

  • Su significado es creado por la interacción con otras personas;  acordamos el significado con otros, pues por si solo el “beso” como símbolo no puede construirse de manera individual. ¿Qué significan para ti los besos? ¿Amor? ¿Cariño? ¿Pasión?; la validez de estos conceptos solo toman sentido de manera social.
  • Este símbolo determina un comportamiento entre las personas que conocen su significado; un beso sugiere algo, una actitud modificada, un antes y un después. Incluso, dentro de cada sociedad, hay ritos y costumbres que son determinadas por estos símbolos: el matrimonio, el día del amor y la amistad, bailes tradicionales, etc., como ejemplos.
  • El símbolo del beso es dinámico, cada generación impregna un significado especial y aunque se aprenda y se reproduzca, paulatinamente se modifica con el tiempo o el contexto social; no es estático.

Queremos encaminar la reflexión de la gente para cuestionar como construimos los símbolos y sus significados, como ellos determinan nuestras relaciones y viceversa.

Para terminar, queremos utilizar el poema de Gabriela Mistral llamado “Beso” para ejemplificar la interacción simbólica y sus significados. ¿Reconoces los símbolos que aparecen? ¿El beso significa lo mismo para ti?

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

 

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Alejandro Amaxal

Estudiante de Antropología Social, fotógrafo aficionado y apasionado del fútbol