Nuestras emociones también son un tema de salud

El equipo de Tequio Informativó conversó con la sicóloga Rubí Cervantes, quien destacó la importancia de reentender las dinámicas sociales, la capacidad de superar situaciones adversas y las maneras en que la gente puede cuidarse durante la emergencia sanitaria.

Texto: Eduardo Moreno

Ansiedad, irritabilidad, agotamiento, insomnio o dificultad para concentrarse son algunos de los efectos más recurrentes que la gente ha experimentado desde que comenzó la pandemia hace más de medio año. La especialista afirma que cada persona ha vivido la emergencia sanitaria en situaciones particulares, lo cual hace que se presenten estas afectaciones en diferente medida. En algunos casos la salud emocional se vio vulnerada en medio de un tratamiento sicológico (dando varios pasos atrás) y en otros casos la persona experimentó por primera vez problemas de esta índole.

Tambien puedes leer: Volvamos a comer a conciencia para mejorar nuestra salud

La importancia de cuidar nuestra salud emocional

Uno de los mayores aprendizajes que deben permanecer en cada uno de nosotros a raíz de esta emergencia sanitaria, es comprender a la salud desde una perspectiva integral y no solo procurar evitar las enfermedades que dañan a los órganos. La sicóloga menciona la conexión que existe entre la manera en la que nos sentimos y nuestra calidad de vida.

Podemos caer en la falsa idea de que nuestra salud se reduce a la parte física, al evitar el contagio de covid-19, sin embargo existen otros aspectos que deben tomarse a consideración. Hay que prestar atención a cambios importantes en el peso, exceso de consumo de ciertas sustancias (cigarro, café, alcohol); dormir mucho o no poder conciliar el sueño;

Otros síntomas como manchas en la piel o estreñimiento también pueden revelar un aumento en los niveles de estrés.

El tener que vivir en el contexto de una pandemia es algo que nadie pidió y esto puede traer afectaciones en nuestra sensación de bienestar. Pero hizo mención de aspectos positivos que aparecen durante situaciones de crisis, como lo es la resiliencia (capacidad de adaptarse a situaciones adversas)

El miedo a ser vulnerables, los mitos y la negación son barreras que las personas usan para evitar reconocer que hay un problema emocional. La sicóloga aconseja darse la oportunidad de escucharse cada uno así mismo como primer paso para detectar si existe algo que está afectando nuestras vidas

Resguardar el contacto no es perder el contacto por completo

En Tlaxcalancingo el confinamineto supuso alterar la vida comunitaria tal como se está acostumbrado a vivirla; las salidas a la calle deben ser mínimas y esenciales y el contacto con otras personas fuera de nuestros hogares limitado y no recomendado.

Si bien el contacto físico está en pausa, la sicóloga recomienda utilizar alternativas como el internet o el teléfono para poder seguir presente y estar al pendiente de las personas que nos importan. De momento nuestras costumbres tienen que cambiar, pero generar nuevas estrategias es la clave para mantener la vida comunitaria, aunque sea a distancia.

La falta de convivencia social afectó a vecinos y vecinas de la comunidad en gran manera, pero recordó que «gracias al resguardo se mantiene a otras personas seguras.»

Por último recordó que no en todos los casos es necesario buscar ayuda profesional. A veces solo es necesario platicar con alguien para poder desahogar nuestras dolencias e inquietudes, y para eso las redes que se tejan a la distancia y la constante comunicación con las personas dentro de nuestros hogares servirán de gran ayuda.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicidad