La radio comunitaria es la otra campana del pueblo: Miryam Vargas

Rueda de prensa para anunciar que el IFT daría una frecuencia de uso social indígena para Tlaxcalancingo y Zacatepec. Julio, 2016.

Soy Miryam Vargas Teutle, comunicadora popular. Hace ya 10 años todos estábamos muy emocionados y motivados por lo que estaba a punto de suceder, los integrantes del “Centro Cultural Tlaxcalantzin”, un colectivo de medios libres de la ciudad de Puebla “La rabiosa radio” y jóvenes de la comunidad quienes decidimos conformar un grupo con el fin de construir una radio comunitaria. Muy cerca del gran día rescatamos algunos accesorios de los grupos de sonido de la comunidad, una mesa especial para la radio hecha por el profe Raúl Chiquito (antropólogo de la comunidad y un gran amigo) fundador e ideólogo de la Radio Comunitaria, entre otros elementos que fueron donados para la radio por vecinos del pueblo. El lugar, la casa comunitaria Tlalle Tozquitl. Unos días era pintar por fuera la futura cabina y otros días era forrarla por dentro con cartón de huevo.

 

Todo estaba listo con el fin de presentar el proyecto a la comunidad el 18 de enero del 2009. Así nació la radio comunitaria de Tlaxcalancingo equipada con donativos económicos y en especie, gracias a un diverso grupo de comunicadores populares.

 

A las 8 de la mañana del día siguiente se estrenaron los viejos pero nuevos altavoces, que los abuelos usaron varias décadas atrás y resonaron con nuevas voces, pero esta vez, no sólo para dar anuncios o complacer con música como era la costumbre, sino para informar y dar opiniones de la situación de la comunidad, de sus necesidades y preocupaciones.

 

Durante la primera transmisión podías escuchar: “Ce cuali tlaneci no toca Miryam, mi nombre es Miryam, buenos días a todos los que nos escuchan en el barrio de Galeotitla, a los que nos escuchan en el barrio de Cuayantla, en el barrio de Xinaxtla, en Xochitepec, en Tecmanitla, en Xicotzingo en Coyotepec, gracias a ti por sintonizar la radio comunitaria de Tlaxcalancingo, esta es nuestra primera transmisión y estamos muy contentos porque nuestro sueño, tu sueño ya comenzó”.

 

En cabina nos podías ver con mucha alegría por el gran acontecimiento. Esa mañana, al salir a las calles del pueblo, desde mi mirada todo estaba diferente, el aire que se respiraba era más fresco que de costumbre, a mi derecha el cerrito del Acahualtepetzin -esa mañana- era más verde que antes. Todos te saludaban con una gran sonrisa por lo recién acontecido. Ese día el pueblo empezó a ser diferente. La vida en el pueblo no se miraba igual, los abuelos cambiaron también, era como si empezaran a volverse más sabios. Las fiestas del pueblo eran diferentes, como que las disfrutabas más, las historias las sentías más reales y fascinantes, la comida más sabrosa. Las palabras de mi abuela eran más fuertes y claras, su dolor era el mío, su historia se combinó con la mía, con la nuestra, ella era yo y yo era ella también. En la radio, en el diálogo con mi gente, me reconocí como mujer nahua, con raíces ancestrales que reviven en mi palabra, mi sentir y mi ser.

 

Desde que el sueño empezó, la radio se convirtió en la otra campana del pueblo: que si suena de una forma era fiesta, que si suena de otra es alarma. Así se han turnado la información, entre la radio y la campana del pueblo.

 

Así tomé la grabadora y me fui a preguntar sobre el significado de las cosas y de las historias de la comunidad. Fui con las abuelas, con las curanderas, con los abuelos; los sabios del pueblo que saben leyendas y los usos y costumbres que se transmitieron en el programa La revista” en compañía de varios comunicadores entre ellos Juan Carlos Flores. También en busca de una Memoria Colectiva” junto a mi compañero Erik Coyotl entrevistamos a personajes públicos buscando la interlocución entre estos y los vecinos de la comunidad. Luego a lado de grandes comunicadoras Harumi, Zazil y María Eugenia movimos los pensamientos de mujeres de las comunidades al llevar a sus oídos el sonido de las Cihutlajtol, el reconocimiento de los derechos de las mujeres en la lucha por la equidad de género que tanto hace falta en los pueblos y en la ciudad.

 

Han sido ya casi 10 años los que hemos caminado con la grabadora en la mano, aprendiendo comunidad, aprendiendo colectividad, casi 10 años grabando y transmitiendo “pueblo”. Aún seguimos poniendo guapa a la radio y a este sueño, ahora vamos por una instalación con cobertura regional ya no solo para Tlaxcalancingo sino para todos los pueblos cholultecas, para todas las voces libres que quieren un espacio y para lograrlo necesitamos manos, necesitamos apoyo, colaboración, necesitamos ganas de construir. Hoy quiero invitarte a colaborar, a ser parte de este sueño y sumarte al pueblo que quiere decir su palabra.

 

¡Dona hoy! Por todos los pueblos hermanos de la región Cholulteca, por todas las personas soñadoras como tú que creen en la construcción de autonomía, la construcción de comunidad, desde el dialogo y la participación social.

 

¡Dona hoy! Haz que tu voz suene, haz que tu voz se escuche.

¡Dona hoy! Y arriésgate a soñar con nosotros para construir otra historia.

 

Puedes donar por cualquiera de las siguientes tres opciones:

 

Dona en la plataforma digital dando clic sobre la imagen.

 

Dona en OXXO

Número de tarjeta: 5204 1649 3918 2793

Banco: Banamex

 

Dona por Depósito en Banco

Número de cuenta: 7009 1585 942

Clabe: 0021 8070 0915 8594 25

Nombre: Erik Coyotl Lozada

Banco: Banamex

Nota: Al depositar en OXXO o en Banco, favor de seguir los siguientes pasos:

1) Escribe al reverso del ticket tu nombre con apellidos, número de teléfono, y correo electrónico en caso de tener.

2) Envía una fotografía del ticket de ambos lados al whatsapp 222 354 9154, 222 206 3046 o al correo fmcholollan@gmail.com

Gracias.

Comparte
  • 126
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    126
    Shares