El inquietante concierto del “catrina fest” en San Andrés Cholula

Daños sobre el área a cargo del Gobierno Estatal.

Texto: Erik Coyotl
Fotografía: David Morales

 

Una controvertida discusión social y mediática se creó en torno a los permisos otorgados para realizar –asegura la presidenta municipal de San Andrés Cholula Karina Pérez Popoca– el último “Festival Catrina” al pie de la gran pirámide de Cholula. Un concierto impulsado por la cervecera originaria del Estado de Nuevo León.

 

El año pasado este festival fue rechazado por activistas de Cholula Viva y Digna, considerando que los altos decibeles del sonido y la fuerte afluencia de asistentes causaría daños mayores a la pirámide y al santuario de la Virgen de los Remedios, que ya se encontraban fracturados por el sismo del 19 de septiembre.

 

Para la edición 2018 del Festival Catrina, el movimiento nuevamente se opone a la realización de este mega concierto, exigiendo “congruencia” de quienes defendieron la zona arqueológica y hoy en calidad de autoridad municipal otorgan los permisos para llevarse a cabo sobre suelo sagrado, causando nuevas modificaciones al entorno arqueológico como el retiro de plantas, árboles, juegos infantiles, el retiro aparatos para ejercitarse al aire libre y el acceso a transporte pesado, además de los daños que habrán posterior al concierto como la acumulación de basura y el maltrato de pasto natural y sintético.

 

Después de varias declaraciones que ya se han vertido en medios de comunicación en torno a quién y cómo se otorgaron los permisos, este jueves 6 de diciembre, la dirección de Arte y Cultura también dio su opinión sobre el Festival Catrina, mostrando entendimiento a la irritación social en contra de dicho evento musical, pero puntualizó que “la administración actual asumió la responsabilidad de cumplir con un compromiso que, de no respetarse, acarrearía serios problemas financieros”.

 

Sobre el boletín que leyeron ante los medios de comunicación consideraron que: la realización de este tipo de eventos en sitios arqueológicos es la consecuencia de la denominación de “Pueblo Mágico” de San Andrés Cholula, que abre las puertas a los inversionistas que lucran con los espacios culturales e imprimen una etiqueta mercantilista a los mismos, dándole prioridad a los intereses económicos sobre los socioculturales.

 

En la rueda de prensa Cholollan Radio preguntó al Secretario de Gobernación Sergio Mirón si existió o no la intención de cancelar el concierto como ha sucedió con otros eventos masivos musicales o deportivos, y si conocían o no las sanciones económicas por cancelar el evento a la cervecería. El secretario respondió que las consecuencias económicas se traducirían en demandas para el ayuntamiento, argumentado que “la empresa 6 meses antes generó compromisos abismales que de no acatarlos hay responsabilidades en las partes”, refiriendo a los compromisos y contratos generados entre la cervecería y la administración pasada.

 

Durante la ronda de preguntas hechas por los medios de comunicación, la presidenta municipal sorprendió a los asistentes con una intervención telefónica donde asumió la responsabilidad de otorgar el permiso diciendo “fuimos de 14 integrantes del cabildo 11 los que tomamos el acuerdo de que se otorgaran los permisos en base a todo el análisis y diagnóstico”, señalando que el ayuntamiento de San Andrés Cholula no tiene injerencia en el total de los terrenos que ocupará la cervecería para llevar a cabo el Catrina Fest.

 

Las autorizaciones para el festival no solo fueron otorgadas por el Ayuntamiento de San Andrés Cholula, también por el Gobierno Estatal y particulares.
Foto: Secretaría de Gobernación SACH.

 

Como ya se ha vertido en otros espacios de comunicación, de este concierto el ayuntamiento obtuvo dos millones de pesos, que explicó Sergio Mirón, un millón de pesos será destinando para la Dirección de Arte y Cultura a cargo de Julio Glockner Rossainz para restaurar parte de la zona arqueológica, y el restante se destinará al parque quetzalcoatl, que dicen transparentarán posteriormente.

 

Sobre las afectaciones que dejará el concierto, el ayuntamiento de San Andrés Cholula se comprometió en restaurar todo lo que sea dañado sobre el área que está bajo su responsabilidad.

 

Así se mantiene la defensa de la zona arqueológica de Cholula frente a la cuestionada decisión del ayuntamiento de San Andrés Cholula al otorgar el permiso para realizar un concierto donde se espera la asistencia de más de 25 mil personas, que también involucra un permiso por parte del gobierno estatal que decidió sobre un 70% del área total que ocupa el Festival Catrina alrededor de la zona arqueológica que está a cargo de Convenciones y Parques del Gobierno del Estado y “cuida” el museo regional de Cholula, además de la histórica omisión del INAH por cuidar la integridad del patrimonio tangible e intangible de México, sumando el desatinado objetivo de la denominación de “Pueblo Mágico”. Sin considerar los permisos que se dieron por particulares.

 

Ante esta controvertida discusión social y mediática, finalmente el actual ayuntamiento de San Andrés Cholula ha sostenido que este festival ya no se realizará en zona sagrada, al menos durante la administración de Karina Pérez Popoca. Sin embargo, la injerencia del Gobierno Estatal y la valoración de Pueblo Mágico seguirá contribuyendo a la especulación de lo turístico y su derrama económica, antes de considerar el valor de lo sagrado que guarda tal o cual territorio en torno a la identidad y la vida comunitaria.

 

Comparte
  • 208
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    208
    Shares

Erik Coyotl

Periodista autodidacta, videasta y radialista apasionado. "La historia es nuestra, y la hacen los pueblos" -Salvador Allende.