Día Internacional de las Niñas en las TIC, fecha para accionar ante la enorme brecha digital

Cada cuarto jueves de abril  se celebra el  Día Internacional de las Niñas en las tecnologías de la información y la comunicación  (TIC) instaurado en 2010 por miembros de  la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) por sus siglas en inglés, debido a la brecha digital de género que ha persistido históricamente.

¿Por qué celebrar un Día de la Niñas en las TIC? 

Las TIC cada vez se hacen más presentes en las labores de la vida cotidiana y sectores de comunicación, educación, redes sociales o el home office en estos días y de acuerdo con la ITU en los siguientes 10 años, habrá más de dos millones de empleos tecnológicos que quedarán vacantes debido a la escasez de especialistas digitales, por lo que una de las  razones para cerrar esta desigualdad digital son las oportunidades de empleo disponibles en este sector. 

La falta de participación y oportunidades de las mujeres jóvenes en los estudios relacionados con las TIC se refleja en las empresas y los organismos gubernamentales de todo el mundo. En estos tiempos esta área es dominada por  hombres, especialmente en los niveles superiores y de estar presentes, las mujeres suelen quedar relegadas a puestos de trabajo de bajo nivel y escasa cualificación.

En la industria tecnológica solo el seis por ciento de los CEO son mujeres y en los consejos directivos de todas las empresas en el mundo sólo un 19% de los cargos los tienen ellas según datos del Foro Económico Mundial.

En el mundo menos del 30% de los investigadores son mujeres según el informe “Protagonistas del futuro: emprendedoras STEM en América Latina”, desarrollado por el Centro de Entrepreneurship del IAE Business School en alianza con el BID y sólo alrededor del 30% de todas las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y matemáticas.

La matrícula  de mujeres estudiantes en áreas de  ingeniería son de un ocho por ciento, ciencias naturales, matemáticas y estadísticas es de un cinco por ciento y en el caso de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) es aún más baja con sólo el tres por ciento.

En México, de acuerdo a Graciela Rojas, presidenta del Movimiento STEM solamente 8 por ciento de las mujeres elige estudiar una carrera relacionada con las ciencias, tecnología, matemáticas o  ingeniería en contraste con el 27% de los hombres.

Esto no por tener menores capacidades sino por estereotipos, carencias políticas y otros factores sociales entre los que se encuentra la percepción de que las mujeres son mejores en cuanto a habilidades sociales y peores en tecnología, la falsa creencia de que las niñas y mujeres no cuentan con la habilidad necesaria y también las desventajas educativas especialmente en sectores sociales menos favorecidos donde se le da mayor oportunidad de estudiar al hombre sobre la mujer. 

También puedes leer: Menos del 30% de investigadores en el mundo son mujeres

¿Cómo disminuir la brecha digital de género en las TIC?

La potencialidad de las TIC sólo se alcanza cuando hay acceso de calidad y habilidades, según explica Isabel Pavez en su articulo “Niñas y mujeres de América Latina en el mapa tecnológico: Una mirada de género en políticas de inclusión digital”, por eso es necesario enriquecer iniciativas y políticas de inclusión digital desde diferentes frentes como el educativo donde las herramientas digitales vayan más allá de los contenidos de la escuela y que sirvan para hacer frente a necesidades de la vida diaria, dejando de  lado estereotipos culturales y de género.

Desde los contenidos digitales se generen espacios que apoyen temáticas de género y donde los derechos de las niñas y mujeres no sólo sean respetados sino también promovidos al igual que  contenidos locales, en lenguas indígenas y aquellos que se alejen de las reproducciones de estereotipos; generar una cultura de respeto y de autocuidado de los contenidos que se comparten en Internet (que incluye el compartir datos privados, fotos íntimas y acoso cibernético, entre otros) son algunos puntos que Pavez menciona en dicho artículo. 

En el campo de la investigación de igual forma es necesario destinar tiempo y recursos  a investigar la experiencia tecnológica, así como las dificultades a las que se enfrentan niñas y mujeres, e impulsar iniciativas exitosas son una inversión necesaria para crear un mapa digital y decidir el rumbo adecuado, finalmente pero no menos importante, promover espacios de desarrollo digital de niñas y mujeres del mundo rural ya que son quienes se encuentran en mayor desventaja en acceso y uso de tecnologías.

Imágenes: IFT, Ceibal, ITU.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicidad

Zahira Aldana

Radialista apasionada, aprendiz de cine documental. Quiero contar historias de mujeres, pueblos originarios, migrantes y lo relacionado a Derechos Humanos.