Que tu voz viaje en el viento; radios indígenas / comunitarias

Radios frente al Senado

En 2014, una vez aprobada la Reforma a la Ley de Telecomunicación y Radiodifusión, las Radios Comunitarias afiliadas a la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC - Mex) se manifestaron frente al Senado de la República.
Foto: Adolfo Valtierra / Cuarto Oscuro

 

 

Por Haru Mi Hon Da

 

Que nuestras voces  viajen  en el viento, es nuestro derecho, aquí en la gran Cholollan Cuetlaxcoapan (Cholula - Puebla).


Las radios indígenas en los territorios mexicanos existen y subsisten rodeadas de clandestinidad y silencio. En la conquista cotidiana de los más simples problemas y la defensa contra los más peligrosos ataques.  Hablar sobre radios indígenas obligatoriamente nos conduce a pensar en hostigamiento, despojo y represión ¡sí!
 


Pero también en trabajo continuo, resistencia, creatividad y esperanza.
 


La sombría indiferencia es el sitio que esta sociedad, tanto las instituciones como  los ciudadanos, en su mayoría, les ha otorgado. Puebla  sabe a violencia. Todos los órganos de éste estado configuran una gran mordaza que además de anudar nuestras manos y gargantas pretende atar nuestros espíritus. Las voces antiguas y sabias, cálidos cantos de la tierra son mutiladas de ésta pequeña ciudad para dejarnos siendo muñecos de asfalto, sin historia, sin raíces, sin corazón y sin voces.

 

Dos ecos, una voz milenaria

El pasado 17 de Diciembre, en una ciudad realmente cuadrada, entre atole de calabaza y deliciosos chapulines transcurrió la develación por la lucha conjunta de una comunicación indígena. Integrantes de las comunidades nahuas de San Bernardino Tlaxcalancingo y Santa María Zacatepec que participan como locutores, organizadores y representantes en los proyectos de Radio Zacatepec y Chollolan Radio, ocuparon por unas horas de la mañana el zócalo de Puebla, para informar sobre el ingreso del expediente que solicita un espacio del espectro radioeléctrico de Puebla para el nuevo proyecto que será resultado de la fusión de ambas radios. 


También denunciaron las barreras y los obstáculos que enfrentan en la carrera por la solicitud de la concesión de éste (nuestro) espacio. Carrera por cierto, ventajosa y corta para los casos de las radios comerciales (que compran el aire que respiramos).
 


Las historias de construcción de cada una de las radios son tan antigüas como reales. Radio Zacatepec, proyecto que comenzó a transmitir en 2013 en la que participan un aproximado de 50 miembros de ésta comunidad nahua, contando niños, jóvenes y adultos; fue allanada, desmantelada y clausurada en dos ocasiones. La primera el 4 de Agosto de 2014 por el IFT y elementos de la Policía Federal, acusados por interferir señales de otras radios comerciales y banda aérea. La segunda el 30 de Mayo de 2015, bajo el pretexto de que era un centro para el narcomenudeo. Lucha legal que están enfrentando sus representantes, así como el hostigamiento y persecución que viven cotidianamente. Tal parece que los poderosos y los monopolios no escatiman armas ni artimañas.
 


Chollolan Radio en la que participan y a la que apoyan un número significativo de miembros de la comunidad nahua y que actualmente transmite vía internet, tras ser desmantelados el mismo 4 de Agosto de 2014, en su anterior proyecto (Axocotzin Radio que transmitía desde el año 2009) acusados por  interferir señales de otras radios comerciales y banda aérea.
 


Por supuesto, lo que subyace a éstas  acusaciones (que sabemos falsas) es que ambas radios indígenas tomaron autonomamente una porción del espectro radioeléctrico, como es su derecho, para liberar la palabra de los pueblos. Acto que el IFT interpreta confrontativo para su poder y normatividad, ya que una de sus funciones es partir el aire en cachitos para repartirlo a los mejores postores.
 

 

Radios Libres 

Éstos ataques del IFT, autoridades estatales y municipales, son misiles para el desarrollo pleno y contínuo de ambos proyectos de comunicación, así como para la tranquilidad y paz de los compañeros locutores y organizadores de éstos medios dignos de comunicación indígena. El aire no tienen dueño y los pueblos lo sabemos. 


Ambas radios son promotoras y defensoras de la cultura nahua que aún sobrevive en esas tierras cholultecas, mentes, manos y voces por la sobrevivencia social, biológica y cultural de éstos pueblos milenarios. Referentes también de lucha y creación por la comunicación indígena y comunitaria en la ciudad de Puebla, pero sobre todo, son proyectos que reivindican y reclaman justicia social:

 

El reconocimiento mediante la práctica, del derecho fundamental de los pueblos indígenas a ejercer su comunicación, determinar y generar los medios en los que ésta se desarrolla; el derecho a determinar su cultura y la dirección del desarrollo en sus comunidades.

 

El camino para la solicitud de la concesión, según los nuevos lineamientos y la nueva actitud pública del IFT, es un camino que simula estar abierto y accesible,  pero cuando ya se está recorriendo, se descubren las más astutas trampas.


Todo parece indicar que la intención de quienes estipulan los filtros de selección es que las radios indígenas/comunitarias sigamos siendo pequeñas, pocas, pobres y perseguidas… de tal forma que desistamos de apropiarnos éste pequeño espacio que hemos conquistado con sudor y sangre en las historias silenciosas de las radios ciudadanas en México.


Comprobar la legitimidad de la identidad indígena de los solicitantes y su relación con el entorno, su pertenencia a la comunidad, poner en duda  el beneficio, así como la necesidad de una radio indígena -como si no fuese más que  evidente su urgencia-  y sobre todo y más, los papeleos y constantes viajes, el monto de inversión que se necesita según los lineamientos oficiales, son parte de los muros y trinchetes que el IFT y los monopolios de la comunicación anteponen a cualquier pueblo indígena organizado que pretenda solicitar un espacio de nuestro aire para ejercer su derecho a la comunicación. Para nosotros no hay engaño, ellos siguen siendo verdugos de nuestras voces.


Invitamos a quienes tengan delicadeza por leer estas líneas a seguir el proceso legal de los compañeros criminalizados injustamente de Radio Zacatepec. Estén pendientes del expediente de amparo interpuesto por Cholollan Radio una ves que el IFT negó en un primer momento a todos los cholultecas y poblanos su derecho al acceso a su propio medio de comunciación, recurso jurídico que podría ser el primer triunfo legal de la comunicación indígena en Puebla sobre la prepotencia de los monopolios de la comunicación en México.


Nosotros tenemos por lo menos tres trincheras; hacer valer nuestros derechos humanos, la responsabilidad de democratizar los medios en Puebla, y el deseo de seguir acompañando a la ciudadanía y pueblos originarios con una radio como medio de expresión de lo que piensa, hacen y sienten nuestros pueblos.

 

El IFT solo es una institución.

  

 

 

 

¡Compartir es hacer Comunidad!

Tu opinión es muy importante

Tu opinión es muy importante