Animados por el EZLN, pueblos indígenas analizarán contender en la elección presidencial de 2018

Foto: EuropaZapatista

Foto: EuropaZapatista

 

 

Texto: Juan C. Flores

 

La propuesta es lanzar a un Consejo Indígena de Gobierno como alternativa a la Presidencia de la República que sería representado por una mujer indígena como candidata independiente. En su 20 aniversario el Congreso Nacional Indígena (CNI) decidió analizar en sus comunidades la propuesta del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional  (EZLN).

 

Sin duda, la iniciativa más descabellada y arriesgada que haya planteado este ejército insurgente desde su levantamiento en 1994, casi tan descabellada y arriesgada como plantearse un puñado de indígenas “muertos de hambre” levantarse en armas contra el ejército mexicano para mejorar sus condiciones de vida, salud, educación, alimentación, tierra, libertad, democracia, justicia y no perecer en el intento.

 

¿Pueden los indígenas de México aspirar a la presidencia de la República? Casi cualquiera respondería que sí, que todos tenemos derecho a aspirar a cargos públicos y que los indígenas no son la excepción. Sin embargo en los hechos esta realidad va más allá de un derecho plasmado en la constitución y tiene que ver con las condiciones sociales, culturales y políticas del país.

 

Para muestra basta un botón. Luis Hernández Navarro en su columna del periódico La Jornada, recuerda que en mayo de 2015 se difundió en redes sociales una conversación telefónica del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, en la que se burla de los pueblos originarios: “A ver, güey –dice el consejero presidente–, no mames, no voy a mentir, te lo voy a decir como hablaba ese cabrón, te lo voy a decir: ‘yo jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir a ti o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones. Se ve que este güey –se pitorrea Córdova– …yo no sé si sea cierto que hable así, cabrón, pero, no mames, vio mucho Llanero solitario, con eso del Toro… no mames… me cai que le faltó decir, ‘yo gran jefe Toro Sentado, líder gran nación chichimeca’; no mames, cabrón, está de pánico”.

 

 

Sigue existiendo entonces una fuerte discriminación hacia los pueblos originarios del país, los que fundaron la nación mexicana, la defendieron y consiguieron su libertad del yugo español y de la dictadura porfirista, no por nada Zapata, indígena náhuatl de Morelos, es el símbolo y personaje más reconocido socialmente de la Revolución Mexicana. Podríamos entonces decir que, para muchos un indígena puede contender a la presidencia de la República, pero no debe; “no mames güey”, pinche toro sentado… “no mames güey”.

 

Bajo el pronunciamiento firmado por el CNI y EZLN denominado “Y retiemble en su centro la tierra”, los pueblos indígenas llevaran a consulta en sus comunidades la idea de postular a un Consejo Indígena de Gobierno para tomar el cargo de Presidente de la República, mediante la representación de una mujer indígena. Según el Subcomandante Insurgente Galeano (antes Marcos), “ya probaron los partidos políticos que no pueden gobernar bien este país”, ahora toca el turno a los indígenas demostrar cómo pueden gobernar, conforme a su cosmovisión y principios.

 

Esta decisión fue tomada después de valorar los dolores y despojos que están sufriendo los pueblos originarios a lo largo y ancho de México, a causa de la implementación de cientos de megaproyectos (minas a cielo abierto, carreteras, hidroeléctricas, gasoductos, acueductos, eólicos, proyectos turísticos, fracking, etc), así como la siembra de transgénicos, disputa y despojo de la tierra, agua, aire y hasta de la lluvia con los llamados cañones anti granizo, pues, dice el CNI:

 

“nuevamente nos damos cuenta de la agudización del despojo y la represión que no han parado en 524 años en que los poderosos iniciaron una guerra que tiene como fin exterminar a los que de la tierra somos y que como sus hijos no hemos permitido su destrucción y muerte para beneficiar a la ambición capitalista que no conoce fin, pero tratar de detener esta guerra ha costado el asesinato, persecución, encarcelamiento y hostigamiento a líderes comunitarios”.

 

¿Quién es el Congreso Nacional Indígena?

El CNI fue formado el 12 de octubre de 1996 a raíz de la demanda por el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas de México a través de llevar a la constitución los Acuerdos de San Andrés pactados entre el Gobierno Federal y el EZLN. Después de una larga lucha y movilización nacional el EZLN y CNI consideraron una traición de los tres poderes de gobierno la Reforma Constitucional hecha en 2001 al artículo 2 constitucional, pues no recogía el espíritu principal de los Acuerdos de San Andrés que era reconocer a los pueblos indígenas como sujetos de derecho público, es decir, el reconocimiento pleno de la autonomía y autodeterminación de los pueblos indígenas. Escapando de la derrota, los pueblos originarios no se quedaron quietos, ni callados, sino que decidieron llevar los Acuerdos de San Andrés a la práctica, formando el EZLN los caracoles y Juntas de Buen Gobierno e impulsando y reforzando el CNI centenas de procesos autónomos a lo largo y ancho del país que van desde gobiernos municipales regidos por usos y costumbres como es el caso de Cherán en Michoacán, hasta policías comunitarias, radios comunitarias, procesos de salud tradicional, cooperativas, defensa jurídica del territorio, agricultura tradicional y orgánica, etc.     

 

¿Un país gobernado por indígenas?

Las Juntas de Buen Gobierno en Chiapas son un ejemplo de organización y mejora de las condiciones de vida de la población por medio del trabajo colectivo, los representantes de dichas juntas no hacen campaña para ser gobierno, decidir por el pueblo y conseguir empleo a la población por medio de inversiones que llegan a despojarlos de sus territorios, casas, sitios sagrados o derechos. La democracia de los zapatistas surge desde abajo, los cargos son sin paga, rotativos y se encargan de buscar el equilibrio en el desarrollo de los municipios autónomos que conforman una junta de buen gobierno, sus adelantos en salud, educación, justicia, economía son evidentes y sorprendentes a 13 años de su fundación, sobre todo si se toma en cuenta que se lograron principalmente gracias al trabajo colectivo de las comunidades zapatistas, no a inversiones extranjeras, programas de gobierno como Prospera o generación de empleos temporales. Los zapatistas no buscan quien les de empleo, trabajan colectivamente y a partir de ello generan sus riquezas sencillas y humildes y cubren sus necesidades. Libros enteros se han dedicado también a describir el avance que han tenido estos pueblos mayas en la equidad de género, un problema que arrastran los pueblos originarios desde hace siglos, pero que también existe en las ciudades y la dimensión de su problemática escala hasta los feminicidios que hoy en día retiemblan en su centro la tierra de este país.  

 

Así mismo, como ejemplo de gobierno indígena esta Cherán, pueblo purépecha de Michoacán que desde el 2011 decidió correr a los talamontes que tenían azorada a la comunidad y constituir su gobierno autónomo por usos y costumbres, el resultado es un avance ejemplar en su municipio, desde obras de infraestructura monumentales de agua potable con bajo presupuesto, hasta su seguridad, transparencia, comunicación comunitaria y eficacia en el manejo de recursos públicos, pero sobre todo, un gran avance en su organización comunitaria. Otro ejemplo ejemplar de las formas de gobierno indígena vanguardistas de este país son las policías comunitarias de Guerrero, Ostula y muchos otros lugares, proyectos que han sido los únicos capaces de mantener a raya al crimen organizado en sus territorios, bajando la delincuencia en más de un 90% y contando con un sistema de reeducación, en vez de un sistema punitivo carcelario que solo genera más delincuentes y desigualdad social, pues en las cárceles solo están los más pobres de este país.

 

A la propuesta del EZLN al CNI de llevar a consulta a sus comunidades la postulación de una candidata independiente para la Presidencia de la República, los pueblos indígenas sumaron: “que no sea una candidata, sino un Consejo Indígena”, como es de por si su modo, en colectivo, no individual o individualista. ¿Cómo sería un gobierno nacional hecho con otra forma de hacer política? ¿Basado en los usos y costumbres de los pueblos originarios?

 

¿Es incongruente el EZLN y CNI? Fue y es una de las preguntas que saltan de cara a esta sorpresiva propuesta. Ante lo cual los pueblos originarios reunidos en el 5º Congreso Nacional Indígena, ratificaron “que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos”, que “Es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor.”, es decir,  otra forma de gobernar. ¿Son las Juntas de Buen Gobierno en territorio zapatista una forma de tomar del poder? Tal vez si, tal vez no, pero sin duda, no lo son a como se está acostumbrada en la democracia actual electoral/occidental de este país, los pueblos indígenas son, desde su natural raíz organizativa, democráticos, pues basan sus formas de gobierno y toma de decisiones en asambleas, las autoridades elegidas no despojan a su pueblo de la capacidad de decidir por ellos mediante figuras jurídicas como “la utilidad pública”, “el interés social”, “orden público” o la “visión nacional”, toda decisión importante se lleva a consulta y quien decide es la asamblea del pueblo.

 

De acordarse la postulación ¿Tendrían la posibilidad de ganar las elecciones?

 

El CNI concluyó no estar interesado en ganar la elección a la Presidencia de la República en 2018, sino promover la organización de los pueblos indígenas y no indígenas del país. Incluso acordaron que cualquier pueblo que forma parte del CNI, de no estar de acuerdo en la candidatura independiente, si la mayoría está de acuerdo, no está obligado de participar en la iniciativa y seguirá perteneciendo como de por sí al CNI, pues este Congreso se rige bajo diversos principios, como el mandar obedeciendo, pero también el convencer y no vencer, por lo que quien no esté convencido de algo, no tiene porque ser vencida su postura, sino respetada. Al no ser su objetivo ganar la elección, tampoco lo será la disputa de los votos de cara al 2018, pues las elecciones suelen dividir a las comunidades y lo que quiere el CNI es unir “nuestros dolores, descontento y nuestros fundamentos  ancestrales”. Sin embargo, de aprobarse la propuesta en asambleas, estarán buscando recolectar las 870 mil firmas necesarias que la Ley electoral manda para registrar a un candidato independiente, el 1% de la población electoral, en por lo menos 17 estados de la República Mexicana. Esto con el objetivo de que sea escuchada su voz de igual manera que los demás candidatos que contenderán a la Presidencia de la República Mexicana.

 

¿Una mujer indígena junto a Eruviel Ávila, Margarita Zavala, López Obrador, Moreno Valle, el Güero Velasco, Osorio Chong o cualquier otro aspirante a la Presidencia de la República hablando de los temas de interés nacional? ¿Iniciativa descabellada la propuesta del 5º Congreso Nacional Indígena?

 

¿Tú qué opinas?  

 

Lee el pronunciamiento completo del 5º Congreso Nacional Indígena en: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2016/10/14/que-retiemble-en-sus-centros-la-tierra/

 

 

 

¡Compartir es hacer Comunidad!
Etiquetas: 

Tu opinión es muy importante

Tu opinión es muy importante