Puebla y otros estados podrían tener telefonía celular indígena y comunitaria como Oaxaca

Telefonía Comunitaria. Foto: Desinformémonos

Telefonía Comunitaria.
Foto: Desinformémonos

 

Erik Coyotl Lozada

 

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) otorgó una concesión para instalar una red de telefonía celular móvil a Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias (TIC) A.C, para proporcionar servicios de voz y datos en Puebla, Oaxaca, Veracruz, Guerrero y Chiapas.

 

“Con estas concesiones se prevé beneficiar a comunidades pertenecientes a los pueblos Mixe, Mixteco y Zapoteco con asentamientos en 48 municipios del Estado de Chiapas, 29 municipios del Estado de Guerrero, 164 municipios del Estado de Oaxaca, 61 municipios del Estado de Puebla y 54 municipios del Estado de Veracruz”, según el comunicado 73/2016 del IFT, emitido el día cinco de julio de 2016.

 

Blanca Cruz, integrante de Redes por la Diversidad, Equidad y Sustentabilidad A.C., al igual que de TIC A.C., dijo en entrevista con Cholollan Radio que la idea surge cuando “la organización Rhizomatica, en conjunto con REDES empezaron a ver la posibilidad de llevar telefonía celular a comunidades alejadas”.

 

El antecedente de la telefonía en manos de pueblos indígenas está en una comunidad zapoteca llamada Talea de Castro, Oaxaca, cuando “en el año 2013 las autoridades de Talea de Castro adquirieron un equipo de telefonía móvil de bajo costo con la ayuda de la organización Rhizomatica...”, según se lee en el portal de noticias Página 3.

 

 

Cómo funciona la Telefonía Comunitaria en México

Blanca explica que el FT otorga una frecuencia para utilizar dentro de una región realizando llamadas locales, pero con la ayuda de un proveedor de internet externo, las comunidades pueden enlazar llamadas hacia el resto del mundo, posibilitando hablar con familiares migrantes que estén en la Ciudad de México, Estados Unidos u otros países. Todo con el mismo celular.

 

La telefonía celular indígena y comunitaria “de momento se esta llevando a los lugares donde no existe ningun otro servicio”, dice la integrante de TIC A.C., que al preguntarle si existen limitantes, ella responde que “la limitante es tecnológica (sic), por eso se requiere estar haciendo más desarrollo e investigación a nivel tecnológico para que, en un periodo próximo las comunidades que ya tienen algún servicio de telefonía celular comercial, pero que anhelan construir su propio servicio de telefonía celular comunitaria puedan hacerlo”.  

 

Para Cruz es importante reconocer la naturaleza jurídica que la nueva Ley en Telecomunicaciones y Radiodifusión dio a las concesiones de uso social comunitaria e indígena, ya que atienden a comunidades que buscan un bien común como la información, la educación y la comunicación para el desarrollo.

 

Foto: RhizomaticaSin embargo, acentuó que las comunidades indígenas “tienen una naturaleza jurídica aún más específica, pues entran en un esquema de derechos colectivos, que hoy les permite decir al Estado y a las instituciones correspondientes sus necesidades específicas de desarrollo, pues organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), y la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) han reconocido y dejado claro el aporte tan valioso que implica para el desarrollo de cualquier país contar con medios comunitarios e indígenas, por lo que los estados están no solo obligados a reconocerlas, sino a promover su desarrollo, fomentar que se creen cada ves más medios comunitarios, ver de qué modo apoyan para su sostenibilidad, y a impulsar su fortalecimiento en capacitación”.

 

Otro de los beneficios que trae el reconocimiento legal de los medios sociales es “saltar la criminalización en las que se veían por no estar reconocidos, además de tener que adaptarse a obligaciones jurídicas que no iban acorde de su naturaleza y posibilidades de vida colectiva”, explica durante la entrevista.

 

Por ahora, TIC A.C. es la primera organización en el mundo en obtener una concesión de uso social indígena en Telecomunicaciones para cubrir los estados de Puebla, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, estados donde –según Blanca- ya se han recibido solicitudes de comunidades interesadas en operar sus propias redes de telefonía celular. Sin embargo –continuando con la entrevista– dice que los servicios que brindarán serán a nivel regional debido a la infraestructura que requiere, la cual tiene que ser construida por las comunidades solicitantes de acuerdo a sus necesidades de comunicación y organización, según los sistemas de autoridad que existan en los pueblos, pues la infraestructura no necesariamente tendrá que ser igual a la de un concesionario comercial.  

 

Finalmente, le preguntamos a nuestra entrevistada ¿qué sucederá en Puebla sobre esta posibilidad?

 

–Ella nos respondió que para el caso de Puebla dependerá de las comunidades que concreten éstas peticiones y comiencen a reunir los requisitos, los presupuestos, y sobre todo las decisiones desde sus asambleas u organización comunitaria para sobrellevar el proyecto, esto sin tener que ir al Instituto Federal de Telecomunciaciones (IFT) a realizar un nuevo trámite, pues la concesión ya fue otorgada a la Asociación Civil “Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias”.

 

Además, mediante el mismo comunicado 73/2016, el IFT también dio a conocer que otorgó dos concesiones de uso social comunitario en Frecuencia Modulada (FM) para Michoacán, con lo que apenas sumarían hasta la fecha, ocho frecuencias de uso social comunitarias otorgadas a la sociedad civil, desde que se aprobó la nueva ley en telecomunicaciones en 2014.

 

Telefonía Comunitaria para los Pueblos


 

¡Compartir es hacer Comunidad!

Tu opinión es muy importante

Tu opinión es muy importante